La estrategia de Google con el Nexus One



Ya estoy leyendo a gente que dice que el Nexus One es un fracaso. En el tiempo que lleva el teléfono de Google a la venta, el iPhone había vendido 1 millón de ejemplares, mientras que el Nexus One no ha llegado a 150 mil. La diferencia es abismal, como lo es frente al Motorola Droid, que con el mismo sistema operativo y en el mismo tiempo, ha vendido incluso más del millón de unidades que vendió el iPhone.

¿Qué está pasando? ¿Por qué el Motorola Droid es un exitazo y el Nexus One vende tan poco? La respuesta es muy fácil: el Nexus One no se puede comprar en tiendas. Sí, parece una tontería, pero la gente no quiere gastarse 600 euros en un teléfono que no pueden tocar antes. Todavía la gran mayoría de los teléfonos se venden en tiendas físicas y eso no es posible con el teléfono de Google. Eso por no hablar de la restricción de países donde se pueden comprar: Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Singapur y Hong Kong.

Con estas dos restricciones sobre la mesa, se plantean más dudas: ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Hasta cuándo? Google sabe, o creo que sabe, que en la telefonía móvil, el éxito o el fracaso depende mucho del hardware, del software (casi más en cantidad que en calidad) y, lo que todavía le falta, facilidad de compra. Ya queda poco para que Vodafone lo distribuya por Europa, en sus tiendas, y entonces podremos ver el verdadero volumen de ventas en igualdad de condiciones. Pero sigo confuso: ¿por qué?

Si echamos la vista atrás y analizamos las estrategias de Google podemos encontrar una posible respuesta. No hay que irse muy lejos para tener el caso de Wave, un servicio que muy pocos tuvieron al principio, con escasas invitaciones. Vale que ahora todo el mundo tiene Wave y el que no lo tiene es porque no lo quiere, incluso muchos de los que lo tienen no lo usan. Pero más allá del dudoso éxito de Wave, lo que no debemos olvidar es la histeria colectiva que hubo al principio por conseguirlo. Era algo nuevo, extraño y de Google, así que todo el mundo quería uno.

Otro caso sería el de Gmail. Ahora mismo todo el mundo tiene una dirección de correo electrónico en Gmail y, si no, puede obtenerla registrándose en la web libremente. Sin embargo, años atrás, solo se podía tener una cuenta a través de invitación. Pasó exactamente lo mismo que con Wave solo que en este caso fue un éxito rotundo y abrumador, incluso compitiendo con un coloso como Hotmail. No como Wave que no compite contra nadie, quizá contra sí mismo.

Así que creo que Google está utilizando la misma estrategia para el Nexus One: crear expectación. Crear esa sensación de deseo por algo que no puedes conseguir. Cuanto más difícil es conseguir algo más nos interesa, es la naturaleza humana. Cuando alguien enseña un Nexus One, todo el mundo quiere verlo, tocarlo… ¿quién alucina ya con un iPhone? Ahora bien, ¿el Nexus One será un Wave o un Gmail? Sobre estos ejemplos, se parece más a Gmail por el hecho de competir contra el coloso iPhone, y se aleja mucho de Wave en el sentido de que no inventan nada nuevo sino que pretenden mejorar lo que hay, campo en el que Google siempre ha sido especialista: buscador, correo electrónico, publicidad…

Sea como sea, es pronto para poder decir si el Nexus One es un fracaso o un éxito. Hay que esperar a que se comercialice a nivel mundial, en tiendas físicas y no solo vía web, y bajo una red importante, como es Vodafone en Europa, ya que otro handicap que tiene es que en EE.UU. lo lanzó T-Mobile, que es enana en comparación a AT&T (iPhone) y Verizon (Motorola Droid).



Comentarios

te corrijo el nexus one lo tengo desde abril del 2010 i lo compre en una tienda fisica! de badalona en el digital factory tambien lo tienes en el media mark eso si te cuesta 649€ lo de las ventas no me lo esplico xq es un telefonazo de lo mejor q e tenido en cuanto a smartphone! saludoos!!

Hasta la semana pasada, que lo puso en venta Vodafone España, no se podría comprar “oficialmente” en ninguna tienda. Otra cosa es que yo lo compre en EE.UU. y lo venda en mi tienda. Creo que se entiende la diferencia.

Deja tu comentario

(requuerido)

(requerido)