La última fábrica de máquinas de escribir echa el cierre



En una época en la que la tecnología devora todo a su paso, en la que hoy disfrutas de un dispositivo y mañana está obsoleto, bastante ha sobrevivido la máquina de escribir. Pero se acabó, la última fábrica de máquinas de escribir, Godrej and Boyce, ha cerrado sus puertas debido a la escasa demanda, lo sorprendente es que todavía siguiera abierta.

Nadie en 1714, cuando hizo su primera aparición, se imaginaría que la máquina de escribir fuera a utilizarse durante 300 años. Claro que tampoco era fácil adivinar que fuera a sustituirse por máquinas que interpretan los golpes de tecla, y mucho menos por pantallas táctiles con teclas virtuales. En fin, que la nostalgia no nos inunde, al fin y al cabo las pobres fallaban bastante.

Fuente: Mashable



Comentarios

Ningun comentario.

Deja tu comentario

(requuerido)

(requerido)